Frente al espejo

Aporofobia: El segundo castigo a los pobres

Frente al espejo

Aporofobia: El segundo castigo a los pobres

El término aporofobia fue acuñado por la filósofa Adela Cortina para referirse al rechazo, el temor y el desprecio hacia los pobres y la pobreza. La Fundéu la eligió en 2017 como “palabra del año” y la Real Academia de la Lengua incluyó el vocablo en el diccionario ese mismo año.

1

¿Cuántas personas sin hogar han sufrido un delito de odio?

0%100%
0%
Dato real: 47%
0

    Media de los usuarios: 48%

    100%
    Respuesta

    FUENTE:  Informe de investigación del Observatorio de delitos de odio contra personas sin hogar, Hatento.

    Las personas sin hogar sufren agresiones, insultos, discriminación y, en los casos más terribles, violencia sexual, física y asesinatos. Dormir y vivir en la calle tiene un componente de violencia estructural que se ve agravado por la violencia directa de la que son objeto.


    Un 47,1% de las personas en esta situación de pobreza extrema han sufrido, al menos, un incidente o delito relacionado con la aporofobia durante su historia de sinhogarismo. De hecho, entre estos, en un 81,3% de los casos habría pasado por este tipo de experiencias en más de una ocasión.


    Los datos son alarmantes y señalan en qué medida la intolerancia hacia las personas sin hogar está cada vez más presente en la sociedad.



    2

    ¿Dónde se producen las agresiones?

    En cajeros y portales
    En estaciones
    En la calle

    La respuesta de los usuarios

    En cajeros y portales36%
    En estaciones5%
    En la calle59%

    FUENTE: #13 Víctimas de delitos de odio por aporofobia. Observatorio de delitos de odio contra personas sin hogar, Hatento.

    En un 60% de los casos, el lugar en el que se produjo el incidente o delito de odio coincidía con el lugar donde estaba durmiendo la víctima. El aprovechamiento por parte de los agresores de la mayor vulnerabilidad que se produce cuando las personas duermen es evidente.


    Más del 50% de las experiencias analizadas se dieron en la calle y un 14,90% en espacios cerrados a pie de calle, como un cajero o un portal. 


    Mientras que un 64,4% de los incidentes y delitos de odio descritos por los hombres se produjeron en la calle, este porcentaje desciende al 40,7% en el caso de las mujeres que, sin embargo, sufrieron agresiones, humillaciones y violaciones en cajeros o portales en un porcentaje superior en 14 puntos respecto a los varones. 

    3

    ¿Quiénes son los agresores?

    Vecinos de la zona
    Jóvenes de fiesta
    La policía

    La respuesta de los usuarios

    Vecinos de la zona23%
    Jóvenes de fiesta71%
    La policía6%

    FUENTE: Informe de investigación del Observatorio de delitos de odio contra personas sin hogar, Hatento.

    En un 28,4% de las experiencias analizadas, las personas responsables de la agresión o humillación fueron chicos jóvenes que estaban de fiesta. Las personas sin hogar se han convertido en el "objeto de diversión" de algunos chavales, que les insultan y agreden durante la noche. 


    Un 12,8% de los incidentes o delitos de odio analizados estuvieron protagonizados por vecinos del barrio en el que las personas sin hogar suelen pernoctar, y en un 18,3% de los casos, las víctimas no pudieron identificar a las personas agresoras.


    Más preocupante es el 10,1% de los casos en los que se denuncia a la policía por el trato recibido. Las identificaciones discriminatorias, las vejaciones, el daño de las pertenencias y las agresiones físicas por parte de la policía llaman especialmente la atención por tratarse de funcionarios públicos dedicados a proteger y servir a todos los ciudadanos. También a los más pobres.


    Es posible que las agresiones por parte de grupos nazis hacia las personas sin hogar sean especialmente mediáticas y generen la sensación de ser un problema en el que los agresores están totalmente identificados con este espectro ideológico. Sin embargo este tipo de agresores estuvieron implicados "sólo" en un 7,3% de las experiencias. 

    4

    ¿Cuántas de las agresiones son denunciadas?

    0%100%
    0%
    Dato real: 13%
    0

      Media de los usuarios: 15%

      100%
      Respuesta

      FUENTE:  Informe de investigación del Observatorio de delitos de odio contra personas sin hogar, Hatento.

      El 87% de estas agresiones no son denunciadas. Una de cada tres personas sin hogar ha sido insultada o ha recibido un trato vejatorio por el hecho de vivir en la calle y casi una de cada cinco habría sido víctima de un delito de odio por agresiones de carácter físico.


      Sólo 15 personas de las 114 que han sufrido en 2017 un incidente o delito de odio presentaron una denuncia.  El 70% de las personas que no denunciaron los hechos, considera que no sirve de nada denunciar y un 11% tenía miedo a las posibles represalias por parte de los agresores. 

      5

      Evolución oficial de los delitos de odio por aporofobia

      Continuar

      Los datos sobre sinhogarismo en España varían dependiendo de la entidad que los publique. Las entidades con implantación nacional que acompañan estas situaciones de pobreza extrema coinciden en que son más de 30.000. Según el Observatorio sobre los delitos de odio para personas sin hogar, Hatento, el 47% han sido víctimas de aporofobia, por lo que el número rondaría las 15.000 personas. Sin embargo, los datos del Ministerio de Interior concluyen que las denuncias en los cinco últimos años no han superado el medio centenar.


      6

      ¿Cuál es la pena establecida en el Código Penal por delitos de odio con agravante de aporofobia?

      Menos de 2 años de prisión
      De 2 a 4 años de prisión
      De 4 a 6 años de prisión

      La respuesta de los usuarios

      Menos de 2 años de prisión67%
      De 2 a 4 años de prisión26%
      De 4 a 6 años de prisión8%

      El artículo 66.3 del Código Penal dispone: “Cuando concurra sólo una o dos circunstancias agravantes, aplicarán la pena en la mitad superior de la que fije la ley para el delito". Eso quiere decir que, si en la actualidad, el delito de odio previsto en el Código Penal, artículo 510, castiga estas conductas con la pena de PRISIÓN DE UNO A CUATRO AÑOS y además con la pena de MULTA de 6 a 12 meses. Al aplicarle la agravante (en la actualidad la aporofobia no se contempla como tal) la pena se fijaría entre 2 años, seis meses y 1 día hasta 4 años de prisión y la multa iría de 9 a 12 meses.


      El 24 de octubre, el Senado iniciaba los trámites para incluir la aporofobia en el nuevo Código Penal como un agravante en los delitos de odio. El artículo 22.4 no reconoce la especial vulnerabilidad que las personas sin hogar tienen frente a delitos basados en la intolerancia y los prejuicios. Todos los grupos parlamentarios votaron a favor.


      En su articulado, el Código Penal  contempla como agravantes en los delitos de odio los motivos racistas, antisemitas, o de cualquier tipo de discriminación referente a la ideología, la religión, las creencias, la etnia, la raza o la nación a la que pertenezca la víctima. También se considera agravante que el delito se haya cometido por razón del sexo, la orientación o identidad sexual,  por padecer una enfermedad o por tener alguna discapacidad. Pero la aporofobia no estaba incluida.


      Retrato persona sin hogar sonriendo