Frente al espejo

Ciberacoso: el bullying a través de la pantalla

Frente al espejo

Ciberacoso: el bullying a través de la pantalla

El acoso escolar a través de dispositivos electrónicos es una de las lacras de la era de la información. Pero ¿qué sabemos del ciberacoso, la amenaza que acecha a diario a través de las pantallas a los adolescentes españoles? Ponte frente al espejo.

1

¿Qué porcentaje de niños que sufren acoso lo padecen a través de internet?

0%100%
0%
Dato real: 24%
10

    Media de los usuarios: 41%

    100%
    Comprobar

    Fuente: Estudio sobre acoso escolar y ciberbullying - Fundación ANAR. 

    Al menos uno de cada cuatro casos de acoso escolar tiene lugar en internet (24,7%) y dos terceras partes de las víctimas son chicas de entre 10 a 15 años. El resto, un 34,4%, son varones. Lo refleja el 'III Estudio sobre acoso escolar y ciberacoso según los afectados', elaborado por la Fundación ANAR y la Fundación Mutua Madrileña.


    A diferencia del acoso escolar general, el ciberacoso comienza más tarde, de media, a los 13 años y seis meses, una edad que según las estadísticas coincide con la etapa en la que los menores comienzan a tener acceso a los dispositivos tecnológicos. La gran mayoría de los menores acosados, un 70,5%, lo sufre a partir de los 12 años. Y un 29,5% lo sufre entre los 10 y 12 años.


    Estos datos son del Teléfono ANAR (900 20 20 10), un servicio de orientación telefónica para todos aquellos menores que se encuentren en situaciones de acoso.

    2

    ¿Cuál es el tipo de ciberacoso que predomina?

    Amenazas
    Insultos
    Difusión de fotos

    La respuesta de los usuarios

    Amenazas15%
    Insultos50%
    Difusión de fotos35%

    Fuente: Estudio sobre acoso escolar y ciberbullying - Fundación ANAR. 

    Las agresiones verbales predominan sobre el resto de conductas (67,9%). Muy por detrás se encuentran las amenazas (35,7%), y con un 14,3% encontramos la difusión de rumores en las redes sociales. Con un mismo porcentaje aparecen la no inclusión en las redes sociales (expulsión de grupos de wasaps), la exposición de fotos y vídeos comprometidos y la suplantación de identidad.


    El móvil es el principal dispositivo por el cual se ejerce el ciberacoso (92,6%). El envío constante de wasaps es el predominante (76,0%) para denigrar e insultar a una persona. A través de esta aplicación móvil, el acosador se encarga de crear rumores, insultar o mandar fotos humillantes o comprometidas con la intención de humillar públicamente a la persona afectada. Al menos el 69,8% de los niños y adolescentes entre 10 y 15 años tienen un teléfono móvil. Los ordenadores y tabletas son menos frecuentes en este tipo de bullying, ya que solo se registra en un 7,4% de los casos.         

    3

    ¿Cuánto tiempo suele durar el ciberacoso?

    Más de un año
    Menos de un año
    Es puntual

    La respuesta de los usuarios

    Más de un año58%
    Menos de un año26%
    Es puntual17%

    Fuente: Estudio sobre acoso escolar y ciberbullying - Fundación ANAR. 

    La pesadilla del acoso escolar no es solo un mal sueño, sino que se prolonga en el tiempo. Un 40,6% de los niños que sufre ciberacoso lo hace durante más de un año. Además, la violencia y la frecuencia del acoso se van incrementando desde que comienza el hostigamiento. Según los datos de 2017, a medida que pasaban los meses los episodios de acoso eran cada vez más violentos (51,8%) con respecto a cuando comenzó el acoso. Solo un 8,6% experimentó un descenso en la violencia recibida en el último año, y únicamente uno de cada diez dejó de sufrirla.   

    4

    ¿Qué porcentaje sufre algún problema psicológico tras el ciberacoso?

    0%100%
    0%
    Dato real: 88%
    10

      Media de los usuarios: 49%

      100%
      Comprobar

      Fuente: Estudio sobre acoso escolar y ciberbullying - Fundación ANAR. 

      Una aplastante mayoría de niños que se han visto expuestos al ciberacoso desarrollan diferentes trastornos emociones y psicológicos que pueden arrastrar hasta la adultez. Son varias las consecuencias que produce el ciberacoso a las víctimas, las principales son la ansiedad (73,8%), la depresión (70,5%) y el miedo (59,0%). 


      La ansiedad conlleva problemas para dormir, nerviosismo o cambios de humor constantes. De su mano va la depresión. La persona que ha sufrido el acoso puede experimentar aislamiento social (29,5%), irritabilidad y empezar a tener una visión de la vida pesimista. Todo esto puede conllevar a una bajada en el rendimiento escolar (19,7%).


      La consecuencia más extrema del ciberacoso es el suicidio. En España, en un 8,2% de los casos se han producido autolesiones o intentos de suicidio. Las redes sociales tienen un gran impacto social, por lo que es crucial proteger a los menores para minimizar las consecuencias futuras. Ahora los padres pueden instalar aplicaciones en los móviles de sus hijos para que estos no tengan acceso a contenidos violentos, que fomenten las tendencias suicidas o a autolesionarse.


      En octubre de 2015, Diego González, un niño de 11 años, se suicidó tras sufrir un presunto acoso escolar. Desde 'Informe Semanal: La última carta de Diego' analizaron el caso. (Emisión: 30/01/2016)



      5

      ¿Cuántas víctimas tuvieron que cambiar de colegio?

      0%100%
      0%
      Dato real: 13%
      10

        Media de los usuarios: 48%

        100%
        Comprobar

        Fuente: Estudio sobre acoso escolar y ciberbullying - Fundación ANAR. 

        A pesar de ser las víctimas, aún hay un 13,6% de alumnos que tuvieron que cambiar de centro educativo debido al ciberacoso que sufrían. Pero desde ANAR aseguran que la solución tampoco radica en expulsar al alumno acosador, sino en educarlo para que no lo vuelva a realizar. Debería ser el centro el que tomara medidas para evitar el ciberacoso entre sus alumnos.


        En 2017, de los profesores que tuvieron conocimiento de los acosos, el 65,9% reaccionaron ante las situaciones tomando medidas, mientras que el 34,1% no hicieron nada, no creyeron a las víctimas o le quitaron importancia al asunto. En muchas ocasiones, ante la falta de ayudas, los padres deciden cambiar al niño de colegio para que el acoso termine. Pero no siempre es la solución, y menos cuando se trata de acoso a través de internet.


        Lo más importante es plantarle cara. El profesorado tiene que actuar inmediatamente cuando vea algún indicio de ciberbullying. Y lo tiene que hacer en tres direcciones: blindar a la víctima, quitarle el poder al acosador y posicionar a los testigos. 

        6

        ¿Cuántos jóvenes que sufren ciberacoso lo cuentan?

        0%100%
        0%
        Dato real: 63%
        10

          Media de los usuarios: 24%

          100%
          Comprobar

          Fuente: Estudio sobre acoso escolar y ciberbullying - Fundación ANAR. 

          Lejos de lo que pueda parecer, la mayoría de niños que sufren ciberacoso lo cuenta. Un 63,2% de las víctimas hablan con terceras personas sobre lo que les está ocurriendo, según el estudio de ANAR sobre el acoso escolar y ciberacoso. Es un porcentaje elevado y alejado de la creencia popular de que los jóvenes que lo sufren no lo cuentan a nadie. No obstante, el 25% de los que padecen ciberacoso siguen resistiéndose a contar a sus padres la situación que sufren.


          Uno de cada tres permanecen en silencio, callados, sin contárselo a nadie. Muchos viven con miedo. La vergüenza es el principal motivo por lo que los niños no cuentan lo que están viviendo. Por ello detectar el ciberacoso es una tarea importante tanto para el profesorado como para los padres.


          A finales de 2016, el Gobierno lanzó un número de teléfono gratuito y anónimo para poder denunciar cualquier acoso sufrido en las escuelas. El 900 018 018, adjudicado a la Fundación ANAR. Hasta el 10 de enero de 2018 se recibieron casi 28.065 llamadas de las cuales casi un tercio se estudian como posibles casos de acoso escolar, según los últimos datos del Ministerio.