Frente al espejo

El 'limbo' de la dependencia: morir antes de recibir la ayuda

Frente al espejo

El 'limbo' de la dependencia: morir antes de recibir la ayuda

La madre de María no llegó a tiempo de recibir la prestación por dependencia que le habían reconocido apenas cinco meses antes de morir este año a los 87. Tardaron dos años en evaluarla para saber si tenía derecho. Doce años después de la aprobación de la ley de dependencia, la cifra de beneficiarios atendidos supera el millón, pero aún existe un elevado número de personas sin evaluar o a la espera de las prestaciones a las que tienen derecho tras años de recortes por la crisis que aún no han sido revertidos.

1

¿Cuántos dependientes con derecho a prestación estaban en 'lista de espera' a 30 de noviembre de 2018?

0 personas400000 personas
0 personas
Dato real: 254524 personas
0

    Media de los usuarios: 115408 personas

    400000 personas
    Comprobar

    Doce años después de que que se aprobara en España la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, hay 1.298.762 personas con derecho a recibir una prestación tras ser evaluadas. Sin embargo, poco más de un millón está recibiendo actualmente las ayudas reconocidas por ley. Según los datos del Imserso a 30 de noviembre de 2018, hasta 254.524 -un 19,6%- todavía están esperando las prestaciones en una carrera contrarreloj en la que la edad y la enfermedad juegan en contra.


    "Están en el limbo, te reconocen un derecho, pero luego no te lo dan", explica a RTVE.es José Manuel Ramírez, presidente de la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, quien destaca que en octubre alrededor de 107.000 de estas personas en "lista de espera" eran además grandes dependientes o dependientes severos (grados II y III).

    Hay una segunda lista de espera que también hay que tener en cuenta, según los expertos consultados. Es la de aquellas personas que han solicitado ser evaluadas y que todavía no lo han sido. A 30 de noviembre, había 129.636 en esta situación. Se estima que el 80% acabará entrando en el sistema como beneficiario. Las dos listas de espera sumarían así unos 360.000 dependientes.


    "La enfermedad avanza pero tu solicitud se queda en el pasado", explica desde Gran Canaria Sonia, que prefiere que no aparezca su verdadero nombre. Hace dos años presentó la solicitud para que evaluaran a su madre, de 76 años y enferma de alzhéimer, pero a día de hoy sigue esperando.


    Entonces "estaba en un estado que no tiene nada que ver con el que está ahora. Antes comía sola y ahora necesita ayuda hasta para ir al baño", relata Sonia, que paga 800 euros a la mujer que cuida de su madre mientras ella se va a trabajar. De su sueldo sale también la hipoteca, todos los gastos de la casa... Apenas queda nada a final de mes.


    Más de 131.000 personas han solicitado ser evaluados como dependientes

    Alejandra (nombre ficticio) espera desde noviembre de 2017 a que evalúen a su madre, de 89 años, en la Comunidad Valenciana. Hasta febrero de este año todavía podía andar con ayuda de un andador, pero ahora no puede moverse. "No se levanta, si la levantamos es de la cama al sillón y del sillón a la cama y con ayuda de una grúa", relata. 


    "La única respuesta que me han dado es que van con muchísimo retraso en las evaluaciones y que ahora están con las solicitudes de principios de 2016", relata esta mujer que también cuida desde hace años de una hermana con enfermedad mental.


    Desde el Imserso, las fuentes consultadas recuerdan que las administraciones competentes en la gestión de la ley de dependencia son las autonomías, pero aseguran que existe un "firme compromiso" del Gobierno de elevar la financiación estatal en los próximos presupuestos subiendo las cuantías del nivel mínimo de protección por dependiente en función de su grado (que se redujo un 13%) y recuperando el nivel acordado, que cuando se suprimió en 2012, suponía 283,2 millones al año para las comunidades.


    Este incremento de la financiación, aseguran, "supondría una inyección de recursos que permitiría a las comunidades autónomas reducir la denominada lista de espera". Sin embargo, a día de hoy el Gobierno socialista no tiene garantizados los apoyos suficientes para sacar adelante las cuentas de 2019. Apenas hace unas semanas remitió a las comunidades autónomas una propuesta de niveles mínimos prácticamente iguales a los previstos por el Gobierno de Rajoy aunque luego los retiró alegando que había sido un "error".


    2

    ¿Cuántos dependientes fallecieron en 2016 esperando una prestación?

    0 personas100000 personas
    0 personas
    Dato real: 40647 personas
    0

      Media de los usuarios: 27584 personas

      100000 personas
      Comprobar

      "La resolución tardó muchísimo, dos años entre la solicitud y el reconocimiento. Como tardaron entre cuatro y cinco meses más mi madre falleció antes de recibir la prestación". La madre de María -que prefiere que no se conozca su nombre compuesto completo- forma parte de los dependientes que han fallecido este 2018 esperando.


      En 2016, el único año del que hay datos oficiales públicos sobre este aspecto, 40.647 dependientes fallecieron mientras esperaban. Teniendo en cuenta el ritmo de reducción de la lista de espera, el presidente de la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales estima que cuando acabe 2018 habrán muerto 36.000 personas en lista de espera. "Para 2019 si no lo evitan con un real decreto o mayor presupuesto fallecerán 30.000", calcula José Manuel Ramírez.


      María, que hace cinco años impulsó en Barcelona la Asociació de Cuidadors Familiars junto a otras personas en su misma situación, sentencia que la ley de dependencia "se queda en papel mojado" sin medios económicos y personales. "No somos visibles porque estamos en casa y no nos manifestamos”, añade esta mujer, incidiendo en el "impresionante coste" que ahorran a las administraciones las cuidadoras.

      3

      ¿Qué tres comunidades autónomas tenían mayor porcentaje de dependientes en lista de espera a 30 de noviembre de 2018?

      Castilla y León, Madrid y Galicia
      Cataluña, Canarias y Rioja
      Aragón, Extremadura y Asturias

      La respuesta de los usuarios

      Castilla y León, Madrid y Galicia43%
      Cataluña, Canarias y Rioja34%
      Aragón, Extremadura y Asturias20%
      Las autonomías con mayores listas de espera son Cataluña, donde un tercio (32,5%) de los dependientes con derecho a prestación no la reciben, Canarias (30,2%), La Rioja (27,3%) y Andalucía (26,4%). En términos absolutos, el mayor número de dependientes que permanecen en el 'limbo' -seis de cada diez- son andaluces (75.934) o catalanes (74.477).

      El último dictamen del observatorio de la ley de dependencia de la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes en Servicios Sociales sobre la atención en 2017 ya alertaba de la "situación crítica" de estas dos últimas comunidades.

      Las únicos territorios que han alcanzado una atención prácticamente plena a la dependencia son Castilla y León, donde solo el 1,5% de los 93.368 dependientes con derecho no reciben aún ninguna prestación, y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, con una lista de espera del 5,3%.

      4

      ¿Cuál ha sido el recorte en dependencia de la Administración General del Estado entre 2012-2017?

      1000 millones de euros7000 millones de euros
      1000 millones de euros
      Dato real: 4598 millones de euros
      1000

        Media de los usuarios: 3183 millones de euros

        7000 millones de euros
        Comprobar
        La Asociación Estatal de Directoras y Gerentes en Servicios Sociales cifra en 4.598 millones el "quebranto" que ha sufrido el sistema de dependencia por parte de la Administración General del Estado desde los recortes que en 2012 aplicó el Gobierno de Mariano Rajoy al sistema: 2.703 millones por reducción de la financiación destinada a las comunidades autónomas y 1.895 millones por la supresión de las cotizaciones a la Seguridad Social de las cuidadoras no profesionales.

        Alejandra era una de las 180.000 personas, en su inmensa mayoría mujeres, que en 2012 cotizaban por el cuidado de familiares, pero ya no lo hace. Ahora apenas hay 7.600 personas con convenio especial para seguir cotizando pagando de su propio bolsillo.

        El Gobierno se comprometió el pasado verano a recuperar estas cotizaciones antes de que acabara 2018, pero ahora lo vincula a los próximos presupuestos. Alejandra, que ahora tiene 57 años y dejó de trabajar hace nueve para cuidar a su hermana, se muestra escéptica, cree que "recuperar los derechos que había antes será superdifícil".
        La secretaria de Política Social y Movimientos Sociales de Comisiones Obreras, Paula Guisande, afirma que les parece "relevante" recuperar las cotizaciones, pero advierte de que no puede "convertirse en la norma" que el cuidado recaiga siempre sobre las mujeres que renuncian a sus trabajos para hacerse cargo de sus seres queridos y apuesta por crear empleo mediante la atención especializada.

        Guisande censura la "infrafinanciación" del sistema que está apostando, en su opinión, por una "dependencia low cost" con la prestación de servicios que no suponen tanto desembolso, como la teleasistencia, o con el pago de ayudas económicas a los familiares, lo que antes era la excepción no la norma, añade.

        Para revertir esta situación, desde CC.OO. exigen al Gobierno la aprobación de un "plan de choque" mediante real decreto para inyectar al sistema 2.000 millones. El coste global del sistema en 2017, incluido el copago de los usuarios, fue de unos 7.600 millones, según el Observatorio.

        *Este 'Frente al espejo' ha sido actualizado este mismo 14 de diciembre de 2018 con los datos publicados por el Imserso a fecha 30 de noviembre.