Nimes

Nimes

Descubre en este vídeo cómo se proyectaba y levantaba un acueducto romano

Ver vídeo

El acueducto de Nimes,
ingeniería para llevar el agua a la urbe

"En ocasiones, el agua de mejor calidad no se encontraba junto a las ciudades, sino a varios kilómetros de distancia.

Es el caso que expone el capítulo 'Acueductos' de Ingeniería Romana, con imágenes reales y recreaciones 3D, a través del acueducto que abastecía de agua a la ciudad francesa de Nimes.

Los romanos localizaron un manantial de montaña en la población Uzès, a 21 kilómetros de Nimes. Sin embargo, el trazado del acueducto no podía discurrir en línea recta, debido a las cadenas montañosas que se encuentran en mitad del recorrido.

Los ingenieros tuvieron que buscar una trayectoria alternativa que les obligó a levantar una construcción de 52 kilómetros de longitud.

Para que el agua llegara en las mejores condiciones a Nimes, se construyeron más de 2.600 metros de canalizaciones sobre 13 arquerías de distintas características y dimensiones.

Asimismo, se crearon más de 1.500 metros de túneles con pozos de registro, es decir, depósitos que reciben el agua y la distribuyen. La colosal obra se encontró con retos como el del cañón del río Gard.

En ese punto se alzó una de las arquerías más representativas del Imperio Romano, el puente del Gard, que también se conoce como acueducto de Nimes.

Tiene una altura de 49 metros y 360 metros de distancia, que fueron cubiertos con más de 11.000 bloques de piedra. Cada uno de ellos pesaba cerca de seis toneladas para resistir los embates del viento y del agua.

Otro de los ingenios característicos de esta construcción fue el 'castelum divisorium', el lugar desde el que se distribuía el agua a toda la ciudad de Nimes.

'Acueductos' también muestra otras impresionantes construcciones de la Hispania romana, como el acueducto de Albarracín en Cella, en el municipio de la provincia de Teruel.

Se caracterizaba por tener un trazado que pasaba por el interior de una meseta que tuvo que ser perforada.

También se puede visitar el acueducto de Peña Cortada, en Chelva, que tuvo que salvar importantes escollos topográficos de la cuenca del río Tuéjar, gracias a puentes y viaductos.

COMPARTE

El anfiteatro de Nimes se sigue usando como foro taurino

COMPARTE

Ingeniería Romana plantea el apasionante desafío de interpretar cómo era una próspera ciudad romana a través de los restos que perduran

  • COMPARTE

Por favor,
gire su dispositivo