¿Ha sido buena la actuación de España en Río?
Portada
Deportes Escrito por Alberto Fernández

¿Ha sido buena la actuación de España en Río?

España termina los Juegos de Río con las mismas medallas que Londres 2012 y pero la satisfacción es mayor en la delegación española. Te explicamos por qué.

Empezar a leer Portada
Comparte este artículo
Deportes

7 de oro

1

Río Vs Londres: Igual pero más

España ha igualado las 17 medallas de Londres pero ha mejorado su puesto respecto en el medallero porque ha sabido rentabilizar sus opciones de victoria, logrando el mejor registro de oros -7- desde Barcelona 92. De manera general, nuestros deportistas con opciones de victoria han sido más competitivos en las finales.  Por ejemplo, Mireia Belmonte ha ganado en los 200 mariposa, mientras que en Londres fue segunda, o Maialen Chourraut ha pasado del tercer al primer puesto. En el otro lado, hemos perdido opciones de medalla segura como el triatlón o la natación sincronizada.
Los diplomas olímpicos dan la imagen más equilibrada de la comparación entre 2012 y 2016. España ha logrado 37 diplomas, ocho más que en Londres y algo por encima de lo conseguido en Pekín. En realidad, la suma de medallas y diplomas es estable desde 1996: 53 en Atlanta, 54 en Sidney, 54 en Pekín, 46 en Londres y ahora 54 en Río. Solo Atenas con 71 se sale un poco de la norma.

2

Cal y arena en deportes de equipo

España fue uno de los países que más combinados nacionales clasificó para la fase final de juegos olímpicos: las dos selecciones de waterpolo , baloncesto, rugby 7 y hockey hierba y las 'leonas' de balonmano. Desde el punto de vista de los diplomas olímpicos, ha sido un éxito: todos los equipos lo han logrado -excepto los chicos de rugby- al pasar a cuartos de final. Desde el de las medallas, es otro cantar: todas cayeron excepto las dos de baloncesto, de forma que hasta ahora hay dos medalla frente a las tres logradas en Londres y en Pekín.

3

Empezamos con mal pie...

Durante la primera semana los deportes que reparten más medallas son la natación, la gimnasia y el tiro, disciplinas en las que España no ha sido fuerte tradicionalmente, aunque suele compensarlo con el ciclismo, el judo y el tenis. Pese a la buena actuación de Mireia Belmonte, el resto del equipo español de natación no tenía opciones de medallas. Igual pasó en tenis, donde Rafa Nadal fue el que se puso el equipo a su espalda pese a estar lesionado. Además, los equipos de gimnasia artística masculina y femenina no se clasificaron y nuestra mayor esperanza, Ray Zapata, no entró en la final por aparatos. Por último, también está la suerte: los chicos de ciclismo se quedaron al borde de la medalla tanto en ruta como en contrarreloj, al igual que María Bernabéu en judo y Fátima Gálvez en tiro, que fueron derrotadas en sendas muertes súbitas por el bronce. 

4

...pero remontamos con piragüismo

Como en los años 70 y 80, el piragüismo ha vuelto a convertirse en la clave del medallero español, algo que tiene más mérito aún ante la ausencia de David Cal. España ha logrado cuatro medallas -tres de ellas de oro- a bordo de un kayak, ya sea en aguas bravas con Chourraut o en tranquilas con Craviotto y Toro o la sorpresa de los Juegos, Marcus Cooper Walz.

5

Las mujeres toman el mando

El principal cambio que traen cada cuatro años los Juegos Olímpicos es un mayor peso del deporte femenino, que suma ya casi la mitad de los diplomas y medallas españoles frente al escaso 28% que tenían en Barcelona 92. Para ilustrarlo os ponemos cuatro ejemplos de éxito.
Mireia Belmonte, la insaciable
La española se inscribió nada menos que en seis pruebas en estos Juegos, aunque siempre tuvo claro que su objetivo era el oro en su prueba, los 200 mariposa. Lo ganó gracias a una última brazada mágica, al igual que consiguió el bronce, la primera medalla española de Rio, gracias a una épica remontada en los 400 estilos. 
Maialen Chourraut, la constante
Chourraut fue madre en el ciclo olímpico, se recuperó y volvió a la élite en K1 aguas bravas tras su medalla en Londres. Lo hizo de sobra, ganando con suficiencia el oro olímpico pese a no tener un buen debut en la clasificación. Su descenso en la final es uno de los hitos de estos Juegos de Río.
Carolina Marín, la imbatible
Marín es el gran ejemplo de éxito deportivo en España en el último ciclo olímpico y un ejemplo a seguir. Tras debutar en Londres 2012, su entrenamiento la llevó a la élite mundial en 2014, donde sigue hasta ahora ganando sus encuentros con gran solvencia. Todo en un deporte sin tradición en España. 
Ruth Beitia, la constante
La saltadora cántabra de 37 años lleva más de una década en la élite del atletismo, acumulando medallas en mundiales y europeos. Ahora,  tras ser cuarta en Londres ha conseguido el objetivo deseado: ser la primera atleta española que es campeona olímpica.

6

Y así lo vivimos en RTVE