Aguacates, el "oro verde" bajo sospecha
Portada
Actualidad Escrito por Samuel A Pilar

Aguacates, el "oro verde" bajo sospecha

Encumbrado por sus bondades nutricionales, el consumo de aguacates se ha disparado. Un aumento de la producción que también genera sombras.
Empezar a leer Portada
Comparte este artículo
Actualidad

1

Un consumo desbocado

El año pasado se marcó un nuevo récord en producción de aguacates a nivel mundial: 3,2 millones de toneladas

Según datos del último informe de WAO (World Avocado Organization, la asociación que aglutina a los principales productores mundiales de aguacate), España también volvió a batir en 2018 su récord de consumo de esta fruta, con 74 millones de unidades. Esta cifra supone un incremento de 19 millones de aguacates con respecto a 2017 (un 35% más). 

El ritmo a nivel europeo es similar: el consumo en 2018 creció un 35% en comparación con 2017 y un 65% respecto a 2016.  En 2018, se consumieron en Europa más de 650 millones de kilos, marcando una diferencia de 140 millones de kilos con respecto a 2017 y de 250 millones con respecto a 2016.


2

Estrella de las redes sociales

El aguacate es uno de los alimentos más fotografiados de Instagram. Una búsqueda bajo el hashtag #avocado (la palabra inglesa que se utiliza para designar al aguacate) ofrece más de nueve millones de publicaciones. Por su parte, el hashtag en español #aguacate da un resultado de más de 550.000 publicaciones.

Si se tiene en cuenta que su volumen de producción es discreto dentro del mercado mundial de frutas, este hecho evidencia que el aguacate está de moda y se ha convertido en un símbolo de refinamiento culinario y dietas saludables. 

Michoacán es el epicentro mundial del cultivo de aguacate

3

México, el principal productor mundial

Durante 2018, México se mantuvo como principal productor mundial, con casi 1,9 millones de toneladas. Otros productores importantes de aguacates, aunque muy lejos de las cifras mexicanas, son Perú, Chile, Estados Unidos, Sudáfrica, Colombia, Israel, Australia y España.

En las plantaciones de México se cultivan las tres variedades más apreciadas por los consumidores: Hass, criollo y fuerte.

Dentro del país norteamericano, el estado de Michoacán es, con diferencia, el principal productor. Una producción que se destina mayoritariamente a satisfacer la voraz demanda del mercado estadounidense.

4

Acusaciones sobre su falta de sostenibilidad

El aumento  de la producción de aguacates ha generado múltiples sospechas sobre los criterios éticos y de sostenibilidad que rigen este cultivo, principalmente en México. 
"Diamante de sangre"
Restaurantes de Irlanda y Gran Bretaña han iniciado una campaña para prescindir del aguacate en sus platos, alegando motivos éticos y medioambientales. Lo comparan con los "diamantes de sangre" africanos.
"Deforestación y violencia"
Un chef irlandés con estrella Michelín, JP McMahon, asegura que no emplea aguacates “por el impacto que tienen" en los países donde se producen: "deforestación en Chile y violencia en México”.
Narcotráfico
Los cárteles de droga mexicanos han extendido sus tentáculos hacia el cultivo de aguacates, para sacar tajada de un negocio millonario que además les permite camuflar su actividad ilegal. Las extorsiones a agricultores han pasado a ser habituales.
272 litros de agua por aguacate
La organización Water Footprint Network, que promueve un uso más eficiente del agua en todo el mundo, calcula que para cultivar un solo aguacate hacen falta alrededor de 272 litros de agua.

5

Greenpeace: "Podemos comer aguacates, pero en su justa medida"

Greenpeace fue una de las primeras organizaciones en denunciar el impacto ecológico de la expansión del cultivo de aguacate en países como México. Luis Ferreirim, responsable de agricultura en España, analiza la situación.

"No se ha llevado un aumento de la producción de manera sostenible. Lamentablemente, el mayor incremento se da en cultivos industriales con elevados costes ambientales e incluso sociales", opina, "en algunos países incluso se está convirtiendo en un problema por el uso ilegal de agua".

"Hay que poner coto a esta expansión y que los gobiernos no sigan apoyando un modelo de agricultura industrial que pone el beneficio económico por encima de todo", prosigue. 

"Como todo, podemos comer aguacates pero en su justa medida, no todo el año y bajo cualquier condición sin preocuparnos por la huella ecológica y social que deja nuestras decisiones a la hora de comprar", deja claro. 
Sobre el hecho de que para producir un kilo de aguacates se necesite aproximadamente 2.000 litros de agua, Ferreirim asegura que "sin duda que es algo que se debe tener en consideración, pero antes deberíamos poner el foco en productos mucho más demandantes de agua, como es por ejemplo la industria cárnica. Por ejemplo, según datos de la FAO, para producir un kilo de carne de ternera son necesarios 15.000 litros de agua".

"Los impactos ambientales y sanitarios de la producción y consumo desmesurado son gravísimos. Además, entre el 75% y el 80% de la superficie agrícola mundial se destina a producir alimentos para la ganadería y no directamente para las personas", explica.

"Desde Greenpeace consideramos que es fundamental optar por alimentos ecológicos, locales y de temporada y que sean producidos por agricultores de pequeña escala. Siguiendo esta pauta, los beneficios para nuestra salud y la del planeta son realmente grandes", enfatiza.

6

España, el mayor productor de Europa

El clima mediterráneo se ha convertido en un gran aliado para que España se haya convertido en el mayor productor de aguacates de Europa. La costa suroriental ofrece las condiciones ideales para la plantación de esta fruta tropical. Solo en las provincias de Málaga y Granada se concentra más del 80% de la producción de toda la Unión Europea. Aunque en menor medida, Canarias también alberga cultivos de aguacates. En 2018, España exportó aproximadamente 97.000 toneladas de esta fruta, según datos del Ministerio de Agricultura.

7

 La situación del aguacate español, diferente de la del mexicano

La Asociación Española de Tropicales engloba a casi 400 productores  de frutas tropicales, entre las que se encuentra el aguacate. Su presidente, Javier Braun, cuenta a RTVE.es la situación de este cultivo en Andalucía y sus desafíos más inmediatos.

"La tendencia sigue en alza, en primer lugar por la eficiencia y profesionalidad de los agricultores, lo que lleva a mejores rendimientos", sostiene, "y también las nuevas plantaciones, como en la zona de Cádiz, suman más kilos".

En este sentido, conviene recordar que la producción de aguacate en España se localiza principalmente en la línea de costa comprendida entre el Campo de Gibraltar y Motril, aunque también se pueden encontrar plantaciones en Cádiz, Huelva, zonas de Levante y Canarias.
Para Javier Braun, el agua no es un factor que ponga en peligro este cultivo en España a medio-largo plazo. "Una plantación de aguacates no tiene más necesidades hídricas que cualquier plantación de frutales de hoja perenne y menos que cultivos hortícolas bajo plástico. Si hay problemas es porque las administraciones no optimicen los recursos", opina al respecto.

Braun también cree que la situación española no es comparable con la mexicana, ni en volumen de producción ni en problemas de sostenibilidad. "Estamos en Europa y nos regimos por unas leyes medioambientales que debemos cumplir antes de iniciar cualquier proyecto de plantación", aclara.

"No vemos ningún problema de futuro ya que es un fruto altamente saludable y ademas tenemos la ventaja de poder recolectar a punto de maduración ya que estamos muy cerca de los destinos", resume.

"Es fundamental un plan estratégico para la agricultura y la ganadería españolas"

8

Apuesta por el aguacate ecológico

Luis Ferreirim, responsable de agricultura de Greenpeace en España, también comparte la opinión de que la situación del aguacate español no es la misma que la de México. "Felizmente, en España se está incrementando el cultivo de aguacate ecológico y, en su temporada, podemos disfrutar de un excelente producto, con la plenitud de sus propiedades y que provienen de pequeños agricultores que trabajan con la naturaleza y no en su contra", afirma a RTVE.es.

"Es fundamental un plan estratégico para la agricultura y la ganadería españolas", valora. "Por otro lado, por las limitaciones climatéricas, España debe apostar por la producción de calidad, por la producción ecológica, más respetuosa con el medio ambiente y menos demandante de recursos externos y de agua", concluye.