¿Por qué Biles es un cambio de era en gimnasia?
Portada
Deportes Escrito por César Peña

¿Por qué Biles es un cambio de era en gimnasia?

La gimnasta estadounidense Simone Biles ha roto los estándares de la gimnasia moderna. Si Nadia Comaneci marcó con su gracilidad una época en este deporte, Biles impone un nuevo modelo: la potencia.
Empezar a leer Portada
Comparte este artículo
Deportes

1

¿Es el momento de la potencia?

La esbelta y grácil Nadia Comaneci, hasta ahora el referente de la perfección en gimnasia, medía algo menos de 1,62 metros y estaba cerca de los 45 kilos cuando consiguió en Montreal 76 la perfección. Una nota de 10 para la que los marcadores del pabellón no estaban preparados, ¿Quién iba a sacar un 10? Cuarenta años después otra mujer ha llegado para cambiar el modelo. Con 1,45 metros y 47 kilos, Simone Biles es puro músculo, capaz hacerse con cinco oros en Río 2016.

2

¿Nunca pierde la sonrisa?

Simone Biles no ha tenido una infancia fácil. Nacida en Columbus (Ohio) en 1997, de madre alcohólica y con siete hermanos, se crió con sus abuelos maternos junto a una de sus hermanas. Por eso, ahora que le van bien las cosas, es difícil que Biles pierda la sonrisa a no ser que esté esperando que aparezca la nota de su último ejercicio en el vídeo marcador.

Biles siempre cae de pie

3

¿Cuáles son sus fuertes?

Dice la que es su entrenadora desde el primer día, Aimée Boorman, que Biles tarda tres días en adquirir cualidades que otros tardan años. Sus puntos clave son sus fibrosos músculos y su sentido de la orientación espacio-temporal en el aire. 
"Es algo innato, y es sorprendente comprobarlo entrenamiento tras entrenamiento. Tienes la sensación de que, pese a estar dando vueltas, ella siempre sabe dónde está y cómo y cuando va a caer", dice Biles.

4

¿Se reconoce su superioridad?

La potencia de Biles le permite dedicar menos metros a coger velocidad, por lo que dispone de más metros para poder realizar los movimientos. Esa es una de las claves fundamentales de su 'Biles', el salto con el que todo el mundo ha bautizado con su nombre: doble mortal en plancha que termina con medio giro, un movimiento que nadie es capaz de igualar y que ha conseguido que la habitual diferencia entre las gimnastas, que solía ser de décimas en la puntuación, haya pasado a dos puntos de diferencia entre ella y la segunda mejor puntuada.

5

¿Tiene alguna debilidad?

El único aparato en el que Simone Biles  se supone que no tiene una seguridad abrumadora son las barras, un ejercicio que depende más de la habilidad que de la fuerza. Sin embargo, Biles realiza una rutina con una puntuación de 6.1 dificultad, a sólo tres décimas de la más alta.