Revelando a Dalí: Gala desnuda mirando al mar - Lab RTVE.es | LAB RTVE.es

Dos realidades conviven en un mismo lienzo: el retrato de espaldas de Gala asomada al Mediterráneo junto algunos de los elementos dalinianos por antonomasia y el busto de Abraham

Gala desnuda mirando al mar que a 18 metros parece el presidente Lincoln
Dalí explica: Gala desnuda mirando al mar que a 18 metros parece el presidente Lincoln Dos realidades conviven en un mismo lienzo: el retrato de espaldas de Gala asomada al Mediterráneo junto algunos de los elementos dalinianos por antonomasia y el busto de Abraham Lincoln, si se contempla el cuadro a distancia.

Salvador Dalí estaba constantemente indagando, experimentando y atento a las vanguardias. Fue así como después de ver una reproducción macro pixelada del retrato del presidente Abraham Lincoln realizada por el ingeniero electrónico Leon D. Harmon, quiso reinterpretar esta obra.

Optó entonces por un lienzo de gigantescas proporciones, 4,20 metros de alto por 3,18 de ancho, porque no quería ponerle las cosas fáciles al espectador en su habitual juego de las dobles imágenes: las dimensiones del cuadro le exigirían alejarse mucho de la obra para captar la otra realidad latente.

Si uno observa el cuadro por primera vez, ve a Gala majestuosa, desnuda, de espaldas, asomada a la ventana, como las otras muchachas que Dalí pintó en su juventud. Ella centra la atención de esta obra en la que contrastan los colores cálidos y fríos, a partir de la ventana tridimensional de su casa familiar de Figueres, desde la que veía el mar y que le servía de inspiración.

La composición, que cobra vida a través de cubos tridimensionales, incluye un Cristo en la parte superior del lienzo, desde una vista cenital que confiere profundidad a la obra. El mar mediterráneo -presente hasta en el título de la obra- parte en dos el horizonte, en el que la luz del cielo se torna cálida.

Pero solo 18 metros más atrás, el espectador verá un cuadro completamente distinto ya que con solo entornar los ojos se distingue claramente el rostro del primer presidente de los Estados Unidos asesinado durante su mandato.

Dalí pintó dos versiones originales de esta obra entre 1974 y 1976, similares pero con detalles distintos. El de la fotografía se encuentra bajo la gran cúpula de la sala central del Museo de Figueres, tras haber residido varios años en Japón en el Nezu Museum; el otro, forma parte de la colección permanente del Museo Salvador Dalí en Florida.

El pintor de Figueres dio un paso más allá y reinterpretó su propia interpretación de la ilustración de Harmon al lanzar una litografía conocida como ‘Lincoln en Dalivision’, convertida, según los expertos, en una de las obras más falsificadas de Dalí.