Revelando a Dalí: Retrato de Mae West - Lab RTVE.es | LAB RTVE.es

A partir de una fotografía de la actriz Mae West, el pintor catalán compuso el escenario realista de un apartamento sustituyendo los rasgos faciales de la estrella de Hollywood p

Retrato de Mae West que puede utilizarse como apartamento surrealista
Dalí explica: ‘Retrato de Mae West que puede utilizarse como apartamento surrealista’ El pintor catalán compuso el escenario realista de un apartamento sustituyendo los rasgos faciales de la estrella de Hollywood Mae West por muebles, cortinas o cuadros.

Contaba Salvador Dalí que siendo muy pequeño un día descubrió cómo podía llegar a transformarse su habitación ante sus ojos si se subía a una silla y la miraba desde allí arriba. Quizás por este recuerdo quiso reinterpretar casi 40 años después una acuarela que pintó allá por los años 30 sobre un papel de periódico.

A partir de una fotografía de la actriz Mae West, el pintor catalán compuso el escenario realista de un apartamento sustituyendo los rasgos faciales de la estrella de Hollywood por muebles, cortinas o cuadros. Una obra que hoy en día se encuentra en el Art Institute of Chicago.

Pero en 1975, durante la construcción del Teatro-Museo Dalí en Figueres, el pintor reprodujo con ayuda del arquitecto Óscar Tusquets el cuadro en un espacio real de tal forma que las cortinas de la estancia se convirtieron en el pelo de la actriz; un sofá de un brillante rojo acolchado, en sus labios; una amplia chimenea le sirvió de nariz y dos cuadros con paisajes urbanos de París, sus ojos.

Y siguiendo la misma ‘técnica’ que le hizo a Dalí subirse a una silla para observar otra realidad en su habitación, la instalación ‘empuja’ a los visitantes del Museo a ascender por una escalera para observar en toda su plenitud la composición.

Según explica Tusquets, a los dos les resultaba muy “interesante” construir un espacio real que “visto desde un determinado punto reprodujese el cuadro daliniano que, a su vez, representaba un espacio virtual”. Una realidad, dentro de otra realidad y que representa una tercera.

Tras la muerte de Dalí, su Fundación ha encargado en varias ocasiones a Tusquets que reinterprete para exposiciones itinerantes en distintas partes del mundo, como Milán o París, esta sala que es, para muchos visitantes del Teatro-Museo, una de las más estimulantes.