Revelando a Dalí: el método paranoico-crítico - Lab RTVE.es | LAB RTVE.es

El pintor de Figueres patentó un nuevo método de creación artística conocido como el 'método paranoico-crítico', una corriente del surrealismo que se basa en partir de objeto

Composición sobre el método paranoico crítico
Dalí explica el método paranoico-crítico Salvador Dalí creció imaginando figuras en las rocas de cabo de Creus en Figueres y desarrolló así su capacidad de interpretar la realidad obteniendo imágenes dentro de las imágenes. Esta es la base del método paranoico-crítico que él creó y con el que plasmaba su subconsciente en sus lienzos.

Dalí vivió mucho tiempo en Cadaqués, en donde los pescadores bautizaban a las rocas del cabo de Creus. Acantilados con forma de camello o yunque que después de que sus barcas avanzaran unos metros en la mar tornaban en gallos o águilas.

Esas dobles imágenes son la base del método paranoico-crítico que desarrolló el pintor catalán y que choca frontalmente con la otra tendencia del surrealismo, el automatismo. Esta última consiste en reflejar imágenes reales y mezclarlas con lo irracional del inconsciente pero sin ejercer ningún control del proceso de creación. Mezclar la realidad con imágenes no pensadas.

El método paranoico crítico, en cambio, parte de imágenes reales, desde una mancha a un objeto, sobre las que se proyecta su subconsciente de forma crítica y consciente. Es decir, consiste en dejar aflorar las fobias, obsesiones o influencias del artistaen el lienzo de forma que surjan composiciones caóticas, delirantes y enigmáticas.

De esta forma, se produce un conflicto entre cómo es la realidad y cómo quiere el paranoico que sea. Y es así cómo a través de esas imágenes dobles cada espectador verá unas u otras realidades en un cuadro de Dalí, dado que cada uno de nosotros interpretamos desde nuestros subconsciente. “Lo que vemos en las cosas no está en las cosas, sino en el fondo de nuestra alma”, explicaba el pintor.

Dalí creó este método después de leer ‘La interpretación de los sueños’, de Sigmund Freud. Tal y como él mismo reconoció este fue uno de los mayores descubrimientos de su vida y desde entonces adquirió el vicio de auto interpretar todo lo que se le sucedía, por “más casual que pareciese a primera vista”.