¿En España se recicla como en el resto de Europa?
Portada
Actualidad Escrito por Inés Calero (Becaria Lab RTVE.es)

¿En España se recicla como en el resto de Europa?

El objetivo es el mismo: que los residuos acaben en plantas de reciclaje y obtener nuevos materiales, y no en los vertederos. Pero cada país europeo gestiona su basura de modo diferente.
Empezar a leer Portada
Comparte este artículo
Actualidad

1

En Europa se recicla solo el 36,2% de la basura

En Europa se trataron alrededor de 2.320 millones de toneladas de residuos, según los últimos datos disponibles de la Oficina Europea de Estadística (Eurostat) en 2014. De los cuales, se reciclaron el 36,2%.
Más allá de la media europea, cada país opta por distintos métodos de tratamiento de residuos. Por ejemplo, Italia y Bélgica tienen altas tasas de reciclaje que involucran a los ciudadanos; mientras que países como Bulgaria, Rumanía, Grecia, Suecia y Finlandia apuestan por el tratamiento en los vertederos.

Ahora, ¿qué país encabeza el reciclaje? Mira el ranking y sigue leyendo para descubrir que no todos reciclan como en España.

El vidrio de color no puede volver a ser transparente

2

En Suiza e Irlanda tienes que separar el vidrio por colores

La razón es sencilla: el vidrio coloreado (por ejemplo, el verde o el marrón) no puede volver a ser transparente tras su reciclado. Por eso, los suizos e irlandeses depositan el vidrio en distintos contenedores en función del color de la botella o tarro.

Otra curiosidad del país helvético es que cada ciudadano compra etiquetas para marcar sus bolsas de basura, así es más fácil la recogida y se evitan multas por no reciclar bien. Los irlandeses, en cambio, pueden escoger entre dos opciones: o comprar las bolsas específicas para reciclar o indicar el contenido de las bolsas con pegatinas.

En Bélgica también reciclan el vidrio por colores, y además...

3

Los belgas, muy concienciados en reciclar

Los belgas se toman extremadamente en serio la separación de desechos. Existen bolsas oficiales para depositar los residuos en los contenedores, es decir, no vale cualquier bolsa. Hay que comprarlas y cuestan entre 1 y 2 euros cada una. Cada residuo tiene su día de recogida y las bolsas se sacan cada noche a la calle y se dejan en la acera, es decir, no hay cubos. Además, si mezclamos residuos, el servicio de recogida no se lleva tu bolsa (se enteran todos tus vecinos) y si la sacamos el día que no toca, podemos ser multados.

Se necesita paciencia para recordar el sistema de reciclaje belga, aun así te invitamos a descubrir qué va en cada bolsa.
Plásticos y tarros
Los belgas diferentes envases del resto de plástico. En la bolsa azul se introducen botellas de plástico, frascos, envases de metal y brics. Nada de yogures, embalajes de plástico, etiquetas o papel film transparente.
Papel y cartón
Van en la bolsa amarilla y deben estar limpios y secos para reciclarlos correctamente. También tienen bolsas verdes destinadas a los restos de jardinería y deben ir sin tierra.
Restos orgánicos
En la bolsa naranja se tiran residuos orgánicos vegetales. Es decir: restos de fruta y verdura, bolsitas de té. Nada de restos de huesos de carne, raspas de pescado o cáscaras de huevo. ¿El motivo? Los restos vegetales se utilizan para  el compostaje.
Otros restos
En las bolsas blancas se tira aquello que no va en las anteriores.  Papel de aluminio, cáscaras de huevo y otros plásticos (yogures, bandejas, etiquetas)... El vidrio se recicla por colores y los productos de limpieza y químicos deben depositarse en contenedores especiales.

4

En Alemania y Finlandia te devuelven dinero por reciclar las botellas

En Alemania y Finlandia, además del reciclaje a través de contenedores de colores, tienen otro modelo para reciclar envases de bebidas: el sistema de depósito, devolución y retorno (SDDR). Los ciudadanos pagan un impuesto (unos céntimos) cuando compran botellas y latas y sólo se les devuelve si los depositan en perfecto estado en unas máquinas situadas en los supermercados. De modo que obligan a los ciudadanos a no deformar plásticos ni latas para poder recuperar el precio del envase. Como curiosidad: en Alemania los fines de semana no se recoge basura.

5

En Reino Unido, cada ciudad elige los colores de los contenedores

Aunque pueda parecer complicado, cada ayuntamiento decide qué color poner a sus cubos de basura, así que los ciudadanos deben informarse bien para no equivocarse al depositar sus bolsas de deshechos. Además, la recogida no es diaria. En el país anglosajón se generan unos 10,9 millones de toneladas de envases al año, y la tasa de reciclaje es del 61%.

6

Más allá del mito

En España la recogida se realiza en tres contenedores diferentes: amarillo (para envases, brics y latas), verde (vidrio) y azul (papel y cartón). Los restos de orgánicos van en otro contenedor, que depende del color según la ciudad. La ropa va en contenedores especiales, igual que las pilas o los productos electrónicos, que se depositan en recintos especiales.
Cada vez tenemos más conciencia ciudadana pero aun así nos falta mucho por hacer. Un informe publicado por Eurostat coloca a España muy por debajo de la media europea al afirmar que recicla únicamente el 33,3% de los residuos que genera, frente al 45% de la media de los países de la UE.

Te dejamos este vídeo donde aparecen algunos de los mitos que giran en torno al reciclaje en España, como aquello que "después se mezcla todo".