Música flamenca

Ver las canciones

No solo coplas y zarzuelas han sido la aportación de las raíces musicales españolas a la canción del verano. Ya a finales de los 60, Pedro Pubill Calaf (Peret) populariza la rumba a través de hits como “Una lágrima cayó en la arena” o “Canta y sé feliz”, canción del verano del 74 y representante de España en el Festival de Eurovisión de aquel año.

El flamenco pop y la rumba han estado desde entonces presentes en nuestros veranos, y estos géneros han sido además los únicos que han logrado romper barreras y protagonizar dos hitos musicales mundiales: “La Macarena” de Los Del Río en 1995 (número uno en Estados Unidos durante 14 semanas), y “Aserejé” de Las Ketchup en 2002 (una de las 100 canciones más vendidas de la historia de la música con 7 millones de copias).